Charlas desde el más acá: “Y cómo le explico…” (Segunda Parte)

Las “Charlas desde el más acá” son solo un resumen de los diálogos que mantengo con Don Raúl mientras descanso. No sé si serán muy reales o no… Queda en cada uno la libre interpretación de los sueños del firmante.

Texto: Horacio Portela / Ilustración: Landrú (gent. Fundación Landrú)

¡Qué mes! No se imagina Don Raúl todo lo que nos pasó mientras usted se fue a buscarlos a Chino y a Chacho. Nos pasó de todo acá abajo.

Bueno, si quieren y ahora que están los tres juntos les cuento. Resulta que como ya le conté el mes pasado, después de que la señora Cristina volvió a ganar elecciones… ¿Qué cosa, que espere que ya llegan los otros? Pero don Raúl, yo le quería contar a usted. ¿Quiénes más vienen? Si, usted me dice “los muchachos”, pero yo no sé quiénes son “los muchachos”. Recuerde que desde acá abajo no vemos lo que ustedes hacen allá arriba.

¿Qué, que ahora el vocero es confiable? No lo entiendo, Chino… Mire, yo en realidad a usted nunca lo entendí bien. Usted a momentos no se sabía si era radical por tradición o porque era antiperonista… Ehhh ¿¿¿qué pasa???? Pero Balbín, no se ponga así. ¿Qué quiere que le diga? Yo no había nacido pero sé que se dijo muchas veces que el radicalismo tuvo una época muy gorila. Sí, Chino… sí, ustedes tuvieron actitudes en una época poco democráticas, incluso con El Bisonte.

A ver… no me hablen todos a la vez que se remueve el piso de la nube y desde acá no los veo. ¿Chacho, le puede decir a Balbín que lo mío no es ser sectarista? Yo recuerdo por qué El Bison… Hola… Hola… no los escucho, ¿Qué es ese ruido como arrastrando muebles?

Hola, Don Raúl, ¡¡¡pensé que no los iba a ver más!!! No, no sé… como ruido de muebles… ¿sillas? ¿Y la mesa para la picada? Disculpen, no lo tomen a mal. Pero ustedes están “muertos”, ¿cómo es eso de “una picadita un viernes a la noche”?

Ahhhh que Alfonsín les dijo que yo les iba a contar todo lo que pasó hasta hoy y entonces lo tomaron como excusa para juntarse a comer una picadita, me escuchan y luego se ven una película. Ustedes no la pasan tan mal, ehhh. ¿Qué? Jaja… Sí, Chacho, ya sé que la idea es que los de abajo del todo la pasen mal. Pero parece que a nosotros no nos dejaron justo al medio… Estamos más cerca de los de abajo que de ustedes.

Bueno, ¿comienzo a contarles? Ahhh, hay que esperar… ¿faltan muchos? Porque para ustedes allá arriba el tiempo no pasa, pero acá abajo los lectores comenzaron esta historia en la edición pasada de la revista y siguen esperando el desenlace… … …

No. ¡No le puedo creer! ¿Él también viene? Pero él se fue hace poco… Ahhh, claro, por eso llega tarde. Aún no sabe manejarse “entrenubes”. Sabe, Don Raúl. Para mí, va a ser un honor si el Comandante viene. No lo pude conocer mientras estuvo acá con nosotros y todo lo que ha dejado como legado es increíble.

No. No hablo por todo lo que él hizo, hablo por… ¿Disculpe, quién habla allí de fondo? Esa voz es… ¡¡Sí, inconfundible!!! ¡¡General!!! Un placer conocerlo. No, no le digo “mi general” porque soy correligionario, ¿vio? Pero es un gusto poder hablar con usted, también. Sí, general… Correligionario no es sinónimo de gorila. Sí, ya sé que lo fue… Bueno, si quiere saber mi opinión personal, para mí también muchos correligionarios se han hecho muy gorilas. ¡¡Pero no lo diga porque hace un rato lo discutimos con Balbín!!!

Bueno, cuando estén todos, me avisan y comenzamos y les cuento todo. O si quieren pueden ver primero la película y luego les cuento. ¿Qué van a ver? El “Código Da Vinci”… Es buena, la vi. Ahhh se la recomendó “el Vocero”. Disculpen, pero “el vocero” ¿es algo así como decir lo que era Papaleo en el PJ o Rousselot con “El Brujo”? ¿Quién es el Vocero?

Ahhh, pero hombre, me hubiera dicho. Cómo no voy a saber que el Papa es argentino. Por supuesto, lo sé… ¿Disculpe, quién dijo “y peronista”? Esa voz me suena. ¡¡Lupo!! ¡¡Cómo anda Presidente!!! Le mando saludos, yo soy santacruceño como usted. Gracias por legarnos la Usina en Río Turbio. Sí… Anda… Bueno… Después le cuento eso… Noooo para nada. Sí, Cristina la hizo construir, la prendieron y generó energía a modo de prueba. Si, la hicieron en “Dorotea” como se llamaba antes a la localidad de Julia Doufour allá en Río Turbio. Sí, el Yacimiento su señora lo volvió a estatizar… bueno “volvió” es una forma de decir… estuvo a punto de volver a crear YCF. Hubo cosas que no se llegaron a hacer… No. Noooo, Néstor, el problema no es Scioli. El problema es Mauricio.

¿¿Ve??? Ya me hizo contar el final. Ahora ya saben que Mauricio es Presidente… …. ¡¡¡Ehhh no griten!!! No griten. Ya les dije que cuando gritan acá graniza!!!!!

Han pasado varios días. Aún no he sabido qué les pareció “El Código Da Vinci”. Incluso no sé si a la picada fue el Fifo… Me hubiera gustado saludarlo a Fidel. Preguntarle cómo andan por allá con Ernesto, el petiso Granado y Chávez, ahora que están todos juntos.

Pero hace días que Don Raúl no me contesta. Todas las noches me duermo esperando ver que se ilumine esa nube en la que él habita y espero que me llamen, que aunque sea me tiren con un carozo de las aceitunitas de la picada… Pero nada. Lo último que recuerdo es que estaban en un sillón Chacho y el Chino Balbín, Don Raúl estaba poniendo la mesa, El Che y Fidel no habían llegado, Néstor recién llegaba y estaba ayudando a Don Raúl a preparar la picada… Y a mí se me escapó que Macri es Presidente. Luego de eso granizó durante tres días y juro que me pareció ver que volaban sillas de una nube a otra…

Espero que antes del mes que viene me conteste… Porque, de lo contrario, no sé qué les voy a contar a ustedes.